Música Cristiana

Escribí el libro 21 Hábitos de un verdadero adorador, en respuesta a varios reclamos que en diferentes momentos de mi vida Dios me ha hecho en relación a mi amor por Él.  Recuerdo que en una ocasión me dijo:  “Has dejado tu primer amor, vuelve a lo básico”.  No hace mucho me recordó que Él busca verdaderos adoradores y, me hizo ver que mi vida no estaba reflejando a ese adorador que cuando joven me llamó a ser.  Cuando Dios te confronta no tienes otro camino que admitir tus maldades, humillarte y permitir que Él enderece lo torcido.  Fue así como decidí entrar a mi lugar de intimidad para someter mi vida, de una vez por todas, a su voluntad y plasmar en estas páginas parte de lo que en Él he aprendido durante los años que por Su Gracia llevo de ministerio en la alabanza y adoración.

Un día mientras estaba a solas con Él le pregunté:  ¿Por qué buscas adoradores?  ¿Estás escaso de atención?  ¿Te alimentas de la adoración?  ¿La cantidad de adoradores determina tu estatus de Dios?  Y es que nuestra lógica humana supone que si alguien busca algo es porque lo necesita.  Si busco comida es porque tengo hambre, si busco ropa es porque necesito vestirme, si busco una casa para comprar o alquilar es porque necesito un lugar para vivir, si busco amigos es porque me siento solo, si una empresa busca empleados es porque necesita producir, si busco empleo es porque necesito ganar dinero… y la lista es interminable.  Buscamos para suplir nuestras necesidades.  Así que, cuando oímos decir que: “El Padre busca verdaderos adoradores”, nuestra mente supone que existe una necesidad en Dios que requiere suplir.

Dios me respondió:  “Aroddy, en el cielo yo tengo la mejor adoración.  Podrías reunir a los mejores músicos del mundo y hacer el mejor disco que jamás se haya producido, pero toda tu excelencia sería como el piso en comparación al nivel de adoración que recibo en el cielo”.  Aún así el Padre sigue buscando verdaderos adoradores entre los habitantes de la tierra.  “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren”.  (Juan 4:23)

Entonces,  ¿por qué buscas adoradores? insistí.  Y un susurro suave y apacible a mi oído me dijo:  “Cuando busco verdaderos adoradores es porque deseo delegar una gran autoridad”.  Emocionado por lo que acababa de escuchar busqué un pasaje en la Biblia que pudiera servir de ancla a tan grande afirmación y el Espíritu Santo me recordó el siguiente:

"Mas ahora tu reino no será duradero.  Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó”.   (I Samuel 13:14)

Este es mi punto:

Cuando Dios desea delegar una gran autoridad, busca un verdadero adorador.

¿Notas la similitud entre Juan 4:23 con I Samuel 13:14? "El Padre busca” y "Jehová se ha buscado”.  El Señor hizo un escaneo en todo el territorio de Israel y la búsqueda se enfocó en la tribu de Judá, luego en la ciudad de Belén, después en la casa de Isaí y posteriormente las luces alumbraron sobre un muchacho despreciado por sus hermanos y menospreciado por su padre, pero cuyo corazón sonaba a tono con el corazón de  Dios.  Cuando Dios necesitó a un hombre para delegarle el reino de su pueblo Israel, buscó un verdadero adorador, pues tan grande privilegio demandaba una gran responsabilidad, obediencia absoluta, rendición total, lo cual es verdadera adoración.   

David recibió una gran autoridad de parte de Dios; fue ungido para ser el rey de Israel.  Pero más que autoridad política y temporal, recibió autoridad espiritual, la cual es superior y eterna.  Cuando le tocó enfrentarse a Goliat, este se sometió a él.  Así mismo, cuando fue invitado a tocar al palacio porque Saul estaba siendo atormentado por un demonio, este se sometió a David.  Fue tan grande la autoridad depositada sobre David, que los demonios se sometían a él sin que hiciera otra cosa más que simplemente tocar su arpa.  No era la música la del poder, sino la autoridad que emergía de adentro del que la tocaba.  Más tarde, David recibió la promesa que su reino sería duradero, la cual se cumple en la persona de Jesús, quien reinará por todas las edades.

Dios sigue buscando verdaderos adoradores, personas totalmente rendidas a su voluntad, a quienes pueda confiar una gran autoridad.  Sin embargo, ser esa clase de adorador no es algo que se da automáticamente, no se consigue en un evento especial o porque alguien imponga las manos sobre nosotros.  Por el contrario, es el resultado de nuestro caminar diario con Él.  Ese caminar es un proceso que requiere de desprendernos intencionalmente de unos hábitos y de adoptar otros más excelentes.  Los primeros nos alejan de Dios, los nuevos nos acercan y, en ese acercamiento se genera amistad.  A más cercanía más amistad, entre más fuerte es la amistad más lo conocemos.  Cuando más conocemos a Dios, más autoridad recibimos de Él.

Ahora que sabes que cuando el Padre desea delegar una gran autoridad, busca un verdadero adorador, quiero animarte a aplicar este principio con las siguientes recomendaciones:

  1. Considera adquirir una copia de mi libro 21 Hábitos de un verdadero adorador, ya sea en formato físico o digital . Haz el compromiso de leerlo durante los próximos días.  En cada capítulo se resalta una Verdad de Dios y la manera de aplicarlo a nuestra vida de forma práctica.
  2. Establece un horario para leerlo, eso te ayudará a no olvidar tu cita.
  3. Toma un momento para adorar al Señor.  No le pidas, solo dale gracias.

El Padre sigue buscando verdaderos adoradores; hombres y mujeres apasionados por Él, deseosos de conocer y obedecer su voluntad.  Los busca para confiarles sus planes y hacerlos parte de ellos.  Los requiere para ser portadores de Su Gloria y a la vez ser generadores de nuevas atmósferas donde consecuentemente Su Reino sea establecido.  ¡Imagina como nuestras vidas, familias y comunidades pueden cambiar si desde hoy nos volvemos a Dios y nos disponemos a ser los verdaderos adores que Él anda buscando!

Descarga GRATIS una copia en PDF de 21 Hábitos de un verdadero adorador, haciendo clic en la imagen de abajo.